El Ingrediente Secreto

BannerNewsletterSmall

Son muchas las parejas (y l@s solter@s) que no llevan una vida sexual plena y satisfactoria.
Es algo que podemos averiguar a menudo en nuestra consulta: las personas nos hablan de falta de deseo o de deseos que no están en resonancia con los de la pareja, de dificultad en llegar al orgasmo, en mantener la erección, de una sexualidad insatisfactoria o aburrida.
Leyendo los libros sobre sexualidad, autoayuda, buscando en internet o en las revistas, parece que la solución resida en técnicas milagrosas, maneras distintas de hacer las cosas, aumentar o diferenciar los estímulos, nuevas posiciones, juguetes eróticos… qué más?

Las causas aparentes de estos problemas pueden ser muy diferentes y las soluciones propuestas muchas, pero en la mayoría de los casos hay un tema en el fondo que casi siempre pasa desapercibido y que realmente está a la raíz del problema.

Es algo muy simple y muy complejo al mismo tiempo y cuando falta este ingrediente, ninguna técnica, posición o nuevo juguete podrá realmente aportar cambios profundos y duraderos: se llama presencia y se manifiesta a través de la sensibilidad corporal y emocional y de la escucha de sí mismo y del otro.

Que quiere decir eso? Escuchar significa antes de todo darse cuenta con precisión de lo que está pasando en ti y en tu pareja, a nivel físico y emocional, en cada instante de la relación intima.

Todos pensamos ser capaces de hacerlo pero, por ejemplo, percibir cada centímetro cuadrado del cuerpo y darnos cuenta de como cada emoción se refleja en la respiración y en la relajación, la tensión y en el movimiento de cada músculo, es una capacidad, una verdadera arte que puede que ser recobrada solo con la practica y con en el tiempo.
Vale la pena hacerlo porqué cambia por completo la sexualidad, con nosotros mismos y con el otro, las sensaciones son más intensas, profundas y crece la capacidad de dar y recibir placer.
La relación intima se vuelve algo creativo, una danza donde no hay algo que lograr, no hay preliminares, no hay un después.

Pocas personas se han sentito realmente acogidas y escuchadas en su vida intima y cuando eventualmente lo han experimentado, en la mayoría de los casos han pensado que todo el mérito era de la persona con la cual estaban viviendo dicha experiencia y/o de los sentimientos que los unían.
En realidad, es posible percibir que puede funcionar también al revés: la atención plena, la presencia, nos lleva al Amor, un Amor que no tiene nada que ver con el amor romantico, que no tiene proyectos futuros ni se funda en el pasado o en una historia.

Esencialmente, esto es lo que nosotros enseñamos y ofrecemos en nuestras sesiones individuales y de pareja: un entrenamiento a la presencia, a la escucha, a la sensibilidad corporal y emocional, a través de herramientas concretas, que nos permita vivir nuestra sexualidad (y nuestra vida en general) de forma realmente plena, libre y gozosa.
Nos hemos dado cuenta de que, para eso, necesitamos acompañar a la persona en una experiencia fundamental para su propio proceso: la de sentirse escuchada antes de todo ella misma, por completo, fisicamente y emocionalmente.

Si nadie nunca le ha regalado esa posibilidad, muy difícilmente podrá ofrecerla a otros en sus relaciones.

No es fácil explicar como se pueda vivir algo tan pleno e intenso en el ámbito de una relación terapéutica.
Tampoco es habitual imaginar la posibilidad de entrar en una profunda intimidad emocional y también corporal (aún si no sexual en la manera corriente de entender esta palabra) con alguien que no conocemos mucho y que probablemente tampoco nos atrae (ni de hecho tiene por que o tiene interés en esto).

Pero sucede, de forma muy gradual y respetando las necesidades y las circunstancias personales de cada una de las personas que se acercan a nuestras sesiones, es posible favorecer la creación de espacios de apertura, de desbloqueo físico y emocional, de percepción corporal profunda, de intimidad inocente y libre.

Cuando estos espacios se abren, la persona que se permite vivirlos también realiza que ha podido hacer la experiencia porqué todo este potencial ya estaba presente en el o en ella, que no depende de las circunstancias externas o de la existencia de una “historia de amor” o del hecho de encontrar alguien especial, como siempre nos han contado.
Entonces puede seguir nutriendo y cultivando este estado de presencia, plenitud y gozo en solitario o compartiéndolo en pareja, en las relaciones y en todos los ámbitos de su vida.

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

Hace cuanto tiempo no haces el amor de verdad?

9581474

Cuantas veces he intentado explicar que hacemos en nuestros talleres de “Hacer el Amor con la Vida”? 
Muchas, de verdad muchísimas. Pero, tengo que reconocerlo, todavía no lo he logrado. Pues lo intento otra vez, con mas sinceridad y de la manera mas clara que se puede.
Entonces… Hacemos el Amor! Así de simple.
Pero como? A veces solos, otras veces en pareja y algunas veces en grupo.
 Con ropa, sin ropa, a luz de vela, a ciegas, con nuestra pareja, con desconocidos, depende.
Abriendonos a la posibilidad que la “magia” suceda. Porque hacer el amor no depende solo de que hacemos y de como lo hacemos. 
De todas formas, siempre con intensidad, intimidad, atención, presencia, respeto, adoración.
Pero…sin tener sexo.
Así como todos saben que es posible tener sexo sin hacer el amor, también es posible hacer el amor sin tener sexo, y esto es algo mucho menos conocido.
En nuestros talleres nos zambullimos en el océano de Eros, en la energía del deseo que todo mueve, pero sin querer controlar, ni poseer, permitiendo a estas poderosas energías de afluir a todos los ámbitos de nuestra vida.
Curioso no?
Probablemente ahora estaréis pensando en algo virtual, electrónico, quizás cibernético.
 Nada de eso!
En nuestros encuentros nos sentimos intensamente, nos tocamos, nos abrazamos, nos acariciamos, nos masajeamos, nos olemos, pero no solo, porque no siempre hace falta el tacto para entrar en-con-tacto profundo.
Y a menudo las personas se dan cuenta de que, antes, nunca han sido tocadas de esa forma tan intensa, atenta, respetuosa. Y que, además, casi nunca han tocado alguien de esta forma!
Con enorme respeto, sin proyectos, sin querer llegar a ningún lado y, a veces, casi sin conocerse.
Pero como puede ser? Como se puede vivir algo tan intenso y al mismo tiempo inocente con alguien que casi no conocemos? O como podemos vivir algo tan diferente con alguien que creemos conocer muy bien?
Hay que probarlo para entenderlo.
Es tan diferente de lo que nos enseñan que es muy difícil explicarlo con palabras.
Entonces si algo te resuena ven! Descúbrelo tu mismo.
Es posible que eso no suceda a partir del primer instante, pero, según nuestra experiencia, es un milagro que se manifiesta con todas las personas que están dispuestas al sentir y a la apertura.
Antes es necesario entrenar la sensibilidad del cuerpo, a menudo dormida o simplemente distraída por un montón de hiper-estimulaciones y hay que ser valiente lo suficiente para abrirse a lo desconocido. Poco a poco, cada uno según sus posibilidades, con respeto y amor.
Todos necesitamos tocar y ser tocados como instrumentos musicales valiosos, pero a veces nos tocaron manos sin atención, sin presencia y sin verdadera conciencia de la maravilla que representa nuestro cuerpo.
Nada de sexualidad sagrada, porqué todo es sagrado. Nada de “espiritual” porque no hay diferencia entre espiritual y material. Sin recitaciones de mantras que no entiendes.

Y para acabar, ya que las posibilidades de malentendidos siempre están, quiero aclarar unos conceptos muy importantes:
– No se trata de talleres de intercambios de “masajes eróticos”;
– Cada uno, en cada momento, es libre de decidir sus limites desde lo sentido: lo que quiere y lo que no quiere hacer y con quien quiere intercambiar vivencias;
– En este articulo hablando de “hacer el amor” no se entiende lo que normalmente la gente entiende, no se trata de tener sexo con sentimiento, porqué, quiero subrayarlo otra vez, NO SE TIENE SEXO!
– En los talleres no hay espacio para “toqueteadores”! El respeto, la presencia y la atención son los ingredientes más importantes de nuestra receta. Y cuidamos constantemente que esos puntos sean respetados!
– No hay solo toque en nuestros talleres. Intentamos proponeros todas las herramientas que nos han ayudado a vivir mas profundamente.

Quieres experimentar todo esto?
Apuntate al Retiro Ars Amandi – El Arte de Amar
Un retiro de 5 días en un lugar mágico, una masía-hotel rural en plena naturaleza, en un parque natural del Prepirineo Catalán.
Cinco días en un espacio privilegiado donde profundizar el arte de amar, a ti mismo y al otro; contactando con la espontaneidad, la alegría y la sensualidad natural de tu energía vital y creativa.

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

“Sí pero….¿Que hacéis? ¿De que van vuestros talleres?”

FOTO
Estas son las preguntas mas difíciles para nosotros. Porqué contestar de manera clara y completa es casi imposible.
Porqué a través de las palabras mermamos y banalizamos la experiencia: la palabra no es el objeto.
Cuando hablamos de algo y intentamos comunicar una información, cada uno recibe y interpreta un mensaje diferente, relacionado con su experiencia, con sus ideas y su cultura.
Pero lo que realmente cuenta es la verdad de tu cuerpo, no una serie de conceptos.
Si tuviéramos que decir algo, entonces diríamos que en nuestros talleres, antes de todo, intentamos crear espacio.
En dos sentidos, principalmente.
Creando un espacio físico donde se pueda practicar el Sentir.
Y también creando un espacio mental, calmo y libre de esquemas, que nos permita ese Sentir.
La Liberación del Placer es el nombre que hemos escogido para una nueva propuesta, un recorrido de seis encuentros quincenales que empezaremos el 8 de marzo 2015.
El fin de este es aumentar nuestra capacidad de sentir placer, de gozar de la vida entera.
Peró como?
Haciendo espacio. Y para hacer espacio antes de todo hay que darse cuenta que vivimos todos, más o menos, enjaulados.
El placer también está en el calabozo, por eso hay que liberarlo.
Está en una cárcel hecha de esquemas, de ideas, de normas.
Todos tenemos una sensibilidad enorme. Una capacidad de sentir tan grande y compleja que no se puede definir con palabras. Una capacidad de percepción tan sofisticada que ninguna herramienta posee.
Ya la tenemos, tán solo hay que liberarla, recobrarla, afinarla.
Y hacer esto no solo es profundo, divertido y apasionante, es verdaderamente asombroso.
Nos damos cuenta de que el infinito está siempre a nuestro alcance, porqué es lo que somos. Y que vivir es mucho mas de lo que hemos pensado o creído hasta ahora.
Y si, claramente, todo eso está profundamente relacionado con nuestra vida sensual y sexual, pero no es solo esto. Es mucho más.
Os invitamos a experimentar este espacio acompañandonos en el viaje de La Liberación del Placer, más abajo  el programa del recorrido y en nuestra página web toda la información.
 Estos son algunos de los temas que abordaremos, investigando de forma experiencial y con el adecuado soporte teórico, en los seis encuentros de La Liberación del Placer (6 encuentros quincenales, del 8 marzo hasta el 24 mayo 2015):
  • Abrirse al placer
  • Recobrar nuestra conexión natural con el motor de la vida
  • Desvelar y desmontar estereotipos y patrones aprendidos
  • Miedo, vergüenza y culpa: soltar lastre y creencias
  • Evolución y neurobiología del placer
  • Recuperar la curiosidad y la atención
  • Recuperar el deseo y la pasión
  • Recuperar sensibilidad, espontaneidad y creatividad
  • Los falsos placeres/el placer del ego
  • Placer y espiritualidad 
  • Sentidos: las puertas del Gozo
  • Las formas y la esencia del contacto: yoga del Tacto y masaje tántrico
  • Eros, sensualidad y placer sexual
  • Jugar contigo mismo: tu cuerpo y tu placer
  • Jugar con el otro: la intimidad y la relación de pareja

Os esperamos para compartir Placer y abrir juntos la puerta a la Maravilla!

Quieres abrir tu vida al Placer?

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

 

El Manifiesto del Placer

Manifiesto del PLACER from Axel M. Cipollini on Vimeo.

Manifiesto del Placer
– Hacer el Amor con la Vida – hacerelamor.org

EL PLACER ES SENTIR, SENTIR PROFUNDAMENTE, SIN NECESIDAD DE AGARRAR NADA. ES LA MOTIVACIÓN, LO QUE MUEVE LA VIDA DE CADA SER Y DE CADA COSA.
ES UN DERECHO INALIENABLE, NOS LO PODEMOS PERMITIR, NOS PODEMOS ABANDONAR A EL.
EL PLACER ES LA OLA QUE NOS PERMITE SURFEAR EN EL MAR DE LA VIDA.
EL PLACER QUE NOS INTERESA NO QUIERE LA EXCLUSIVIDAD NI LA POSESIÓN: NO SE EXPRESA EN LA ACUMULACIÓN, NI EN EL CONSUMO BULÍMICO Y OBSESIVO DE OBJETOS, EMOCIONES, EXPERIENCIAS EXTREMAS, TAMPOCO EN EL CONTROL DE PERSONAS O SITUACIONES.
ES EL PLACER DE TOCAR, SABOREAR, ODORAR, ESCUCHAR Y VER, PERO NO SOLO. LOS CINCO SENTIDOS SON SOLO UNAS DE LAS VENTANAS DEL SENTIR, A TRAVÉS DE ESAS EXPERIMENTAMOS EL MUNDO, NOSOTROS MISMOS Y EL OTRO.
LA LIBERACIÓN DEL PLACER LIBERA NOSOTROS MISMOS Y LOS OTROS. EL PLACER ES LIBERTAD, Y VICEVERSA.
UN PLACER QUE NO RETIENE, QUE NO SE FIJA, QUE FLUYE, NO CONDUCE A LA ADICCIÓN.
PARA PODER VIVIR CON INTENSIDAD NECESITAMOS RECUPERAR NUESTRA SENSIBILIDAD NATURAL.
LA SENSIBILIDAD ES APERTURA, APERTURA A LO QUE ES, DENTRO Y FUERA DE NOSOTROS, ES LA PERCEPCIÓN PROFUNDA Y CONSCIENTE DEL CUERPO Y DE LOS MOVIMIENTOS EMOCIONALES.
ES UN SÍ SÍN RESERVAS A LA VIDA.
SENSIBILIDAD ES ACEPTACIÓN, ES VULNERABILIDAD QUE SE CONVIERTE EN FUERZA.
CUANDO LIBERAMOS EL PLACER DE LOS ESQUEMAS QUE LO ENJAULAN Y RECUPERAMOS NUESTRA SENSIBILIDAD NATURAL, ENTONCES PODEMOS VIVIR PLENA E INTENSAMENTE LA SEXUALIDAD, QUE ES VIDA, APERTURA, SENTIR PROFUNDO, DAR Y RECIBIR.
HACER EL AMOR ES LA DANZA DE DOS SENSIBILIDADES QUE NO QUIEREN LOGRAR NADA Y SE ABREN AL PLACER.
HACER EL AMOR ES ADORACIÓN MUTUA, QUE NO QUIERE CONTROLAR NI POSEER.
LA DIFERENCIA ENTRE HACER EL AMOR Y TENER SEXO NO RESIDE EN EL AFECTO, SI NO EN LA CONCIENCIA: EL AMOR ES PRESENCIA PLENA.
EL PLACER NO TIENE LÍMITES.
HACER EL AMOR ES UNA EXPERIENCIA SENSORIAL QUE SOBREPASA LOS 5 SENTIDOS; NO ES PENSAR, INTERPRETAR, IMAGINAR.
MÁS ALLÁ DE LAS EXPECTATIVAS, DE LOS MIEDOS, DE LOS IDEALES, DE UNA MANERA CONCEPTUAL O PSEUDO-ESPIRITUAL DE ENTENDER LA SEXUALIDAD, EXISTE UN TERRITORIO SALVAJE E INOCENTE PARA EXPLORAR.

Por favor compartir, pero siempre poniendo nuestro enlace: hacerelamor.org – Gracias!

Todos los derechos reservados – All rights reserved
©Axel Cipollini – AxelCipollini.com

Quieres abrir tu vida al Placer?

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

 

Sexta lección: Cómo hacer el amor toda la noche, o no

Imagen

Se puede hacer el amor toda la noche? Sí.
¿Quieres saber cómo?
Antes de contestar te ruego que contestes tu a una pregunta: ¿Por qué quieres hacerlo toda la noche?

Hace algún tiempo escribí un artículo hablando de algo que no existe: la pornogastronomia. ¿Por qué no hay revistas pornoculinarias y vídeos pornogastronomicos?
“Películas sin guión donde solamente se ve gente atiborrandose, siempre de los mismos alimentos y siempre de la misma manera.”
Parece una tontería sin sentido, pero sin embargo la pornografía es algo muy parecido a esto.

Porque nadie se pregunta en “Yahoo! Respuestas”: “¿Se puede comer durante ocho horas seguidas? y como?”.
Porque si busco “comer” en Google,  sólo salen enlaces a deliciosas recetas o consejos para una dieta saludable pero si busco “sexo” encuentro enlaces del estilo “cómo hacer el amor toda la noche”, “tener sexo con dos hombres” o “cómo tener relaciones sexuales cuando tienes un pene grande”?
Por qué no puedo encontrar enlaces parecidos cuando busco informaciones sobre comida, dando respuestas a preguntas interesantes tipo: “como meterse en la boca dos patas de pollo a la vez” o “cómo comer y eructar durante todo el día” o “cómo zamparse una paella bebiendo una botella de Rioja con la nariz? ”
Porque nadie, para estimular el apetito mientras está cenando, se pone un DVD con escenas de personas tragando kilos de lasañas y calamares a la romana, regados con litros de Verdejo?
Y sin embargo, algunos, cuando tienen relaciones sexuales, para excitarse, miran un bonito video porno.
Misterios de la raza humana.

Once minutos, el título de una novela de Coelho, parece ser el tiempo medio de las relaciones sexuales, preliminares incluidos. Poquito, no?
Por supuesto, si se vivieran plenamente esos once minutos, nada que objetar, pero sospecho que no sea así.

Parece que la mayoría de la gente tenga una vida sexual insatisfactoria y por eso necesita desear, fantasear, pensar en lo que podría potencialmente ser su vida sexual si fuera dichosa, sin limites. Pero ¿por qué?
Parte de la respuesta es que no hay libertad sexual real, pero esto no lo explica todo.
Pero volvemos a la primera cuestión.
La verdadera pregunta no es cómo podemos hacer el amor toda la noche, sino come podemos tener ganas de hacer el amor toda la noche. Cómo no aburrirnos. Cómo no caernos dormidos o perderme en fantasías sobre lo que podría ser y no es. Cómo salir de la idea de que hacer el amor se reduzca a un taladréo convulsivo durante unos diez minutos, con el único propósito de alcanzar el orgasmo y liberar tensiones.

Si desconecto la idea de hacer el amor con la idea de mera fricción frenética, si gozo del hecho de acariciar y ser acariciado, alternando la penetración al simple contacto de los cuerpos, si puedo estar relajado, respirando, viviendo y apreciando todo lo que se presenta, sin objetivos a alcanzar, entonces el problema ya no existe.

La cuestión no es, por tanto, cómo adquirir superpodéres o aprender técnicas secretas y puntos esotéricos, sino como volver a ser humanos y maravillosamente sensibles.

Practicad, querida gente, practicad!

Axel Cipollini con la supervisión de Laura Orsina

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

Tercera lección: Recuerda que tienes manos…pues usalas! – El Placer de Tocar

Immagine
G.L. Bernini, Rapto de Proserpina,particular

Si, como hemos visto en la anterior entrada, todo el cuerpo es sensible, entonces limitar nuestras posibilidades de Hacer el Amor a la convulsa frotación del pene con una mucosa cualquiera, es una triste limitación. Tanto para las mujeres como para los hombres.
Un despilfarro de terminaciones nerviosas, todas potencialmente gozosas! Miles de centimetros cuadrados de piel sin utilizar, que lastima!

Sin embargo las únicas imágenes de relaciones sexuales que internet nos enseña nos recuerdan un martillo neumático enloquecido cuyo único objetivo es perforar hasta el fondo.
La pornografía es una muy mala maestra del placer y una triste caricatura de lo que significa hacer el amor.
Y no estoy haciendo ninguna cuestión moral. Todo el mundo puede vivir su vida sexual como quiere, siempre y cuando su pareja tenga los mismos gustos.
La cuestión es otra: la pornografía nace con el objetivo de hacer dinero, no de volver las personas sexualmente mas libres: si de verdad existiera libertad sexual, el mundo del porno desaparecería en un instante.
Desafortunadamente la pornografía complace las exigencias de un gran mercado que ya existe (y que, en parte, ayudó a crear), satisfaciendo los gustos sexuales y, por desgracia, los límites, de la mayoría de los hombres y de una parte de las mujeres.
La emoción que la pornografía provoca, está toda en la cabeza. No hay ningún contacto, ni olor, ni sabor. Sin hablar de sentimientos.

De hecho, la mayoría de las personas, especialmente los hombres, vive su sexualidad sobre todo de forma mental.
El sexo, sin involucrar todos los sentidos y sin una persona de carne y huesos en los brazos (y esto vale también si hablamos de masturbación!), con sus emociones y su humanidad, es como un ratón sin lengua que intenta saborear un pedazo de queso! Sólo puede imaginar el sabor!

Pero, volvemos al punto: hay más de una consecuencia importante si nos damos cuenta de que todo el cuerpo es una fuente de placer:
– Hacer el amor no es sólo y únicamente penetración;
– Los que comúnmente se llaman preliminares, son una parte fundamental de hacer el amor.
Así, lo que a menudo se vive como algo finalizado al orgasmo se convierte en un acto gozoso de principio a fin! Y, además, los tiempos se alargan …
Pero, ¿cómo? Simple:

RECUERDA QUE TIENES MANOS.
Posiblemente conectadas a los brazos y al resto del cuerpo. E incluso tienes una boca, una nariz y una lengua.
En la imaginación de la mayoría de las personas, con las manos podemos, “por si a caso es necesario”, acariciar la pareja durante los preliminares y, acabados estos (como si fueran deberes!), las manos sirven únicamente para aferrarse al cuerpo del otro durante las frenéticas y convulsas fases siguientes que, ojalá, llevarán al orgasmo de los dos o, mas frecuentemente, de sólo uno de los amantes.

Pero en la posición correcta, nuestras manos pueden llegar a todo, o casi todo, el cuerpo de nuestro amante en cada momento. Acariciarlo, masajearlo, sentir su vibración y su calor. Y esto es maravilloso! Claro, es necesario haber desarrollado o despertado la sensibilidad necesaria para disfrutar de todos estos regalos.
Por supuesto, si eres hombre, utilizando únicamente la posición del misionero, todo esto no es posible! Si no quieres ahogar tu amada bajo el peso de tu cuerpo, los brazos los vas a necesitar para sostenerte!
Pero de las posiciones hablaremos la próxima vez.

Comentad, querida gente, comentad!

Axel Cipollini con la supervisión de Laura Orsina

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

Segunda lección: Multi-orgasmos, puntos secretos y…fuegos artificiales

semplicebellezza1

La obsesión humana por la clasificación afecta también la esfera del placer.
¿Dónde está el punto G? Pero ¿existe realmente un punto G? Y los hombres, ¿lo tienen? No, ellos tienen el punto L. ¡Ah! ¿Dónde está? Es en correspondencia del perineo, entre el ano y el escroto. ¡No! Es en la base del glande, cerca del frenillo. ¡Uh! Pero si hay un punto G, cuando lo estimulas ¿desencadenarás un orgasmo clitorideo o vaginal? Bueno, si el punto G está dentro de la vagina entonces será vagi… ¡No! El punto G es la capa interna del clítoris, así que… Así lo señaló el Prof. Fulano. Pero yo no estaría tan seguro, de hecho el Dr. Fulanito claramente ha refutado la hipótesis que…
Y allá vamos. Interminables discusiones sobre el sexo de los ángeles, cruzadas a la búsqueda del Santo Grial del placer!
Sin embargo, debe existir un truco para que una mujer pueda conseguir un orgasmo parecido a la Noche de S. Juan: fuegos artificiales de gozo espasmódico!
Y el hombre? No, el hombre, no puede! Pero tiene que haber un punto que pueda regalarle incluso al hombre la impagable capacidad multiorgasmica!
En realidad, sí, el secreto existe, pero solo lo conocen unos sabios taoístas, ermitaños de las cuevas himalaianas. Lastima que lo desvelen en punto de muerte y sólo a algunos discípulos de probada confianza! Además sólo si las conjunciones astrales son favorables.

OK, suficiente, vamos a ir al punto (¿cuál? G, L, H…). 
El secreto existe, ¡claro que sí! Sin embargo, es muy difícil descubrirlo. ¿Por qué? Porque es demasiado simple para creerlo. Aquí va:

TODO EL CUERPO ES ERÓGENO

El cuerpo entero puede sentir placer.
¿Gran decepción? ¿Incredulidad? Seguramente habrá alguien que esté pensando que hay placer y placer, y que el placer sexual es otra cosa, que no se puede experimentar un orgasmo si te acaricias un codo.
Ya. Y que tal vez las mujeres sí… pero el hombre sólo es sensible allí, y sólo allí, y necesita ser estimulado allí. De “allí” no se escapa! 
Sin duda hay áreas más o menos sensibles, pero todo el cuerpo, cuando es tocado de manera adecuada, siente placer, o mejor dicho, tiene esta capacidad.
El placer sexual no está únicamente relacionado al orgasmo, no se limita sólo a esos pocos segundos. Pero de esto asunto hablaremos en otro momento.
Las limitaciones, los patrones, los confines, sólo están en nuestra cabeza. Todo está relacionado, todo se funde con todo.
Que el cuerpo, masculino o femenino, sea extraordinariamente sensible, gozoso y con capacidad de sentir en su totalidad, no es algo que podemos averiguar mentalmente.
¡Es el cuerpo mismo que nos lo puede confirmar!
Por supuesto, muchos estarán convencidos de poseer sólo unos pocos centímetros cuadrados de piel sensible y que este es un hecho, por desgracia, irrefutable. Bueno, no.
Desde nuestra experiencia personal, 
todo el cuerpo puede convertirse en un generador de placer, aún si esta no es vuestra realidad en este momento.
Pero, ¿cómo? ¿Cuál es el secreto? ¿Cuál es la técnica? 
Simple.
Para aprender a sentir placer con el cuerpo entero debemos estar en el cuerpo. Y aquí volvemos a la primera lección . Si todavía no lo has hecho, puedes leerla aquí .
La función desarrolla el órgano. Para aprender a sentir tenemos que intentar sentir.
De hecho, podemos practicar cuando queremos, incluso cuando estamos solos, incluso en el metro, incluso en el trabajo, y no sólo haciendo el amor!
Por si lo necesitas, existe una práctica de la tradición tántrica shivaita de alta eficacia (que nos transmitió, más o menos en secreto, un divertido gurú practicante del camino de la mano ambizquierda, D.O., que Shiva lo recompense).
Funciona! También es muy sencilla, al menos aparentemente.
Consiste en prestar total atención durante unos segundos, hasta diez, veinte, a una sensación. En esa fracción de tiempo, relajamos el cuerpo y estamos plenamente en esa sensación, nos metemos en ella, nos sumergimos en sus profundidades, la exploramos como si fuera la cosa más bella del mundo. Más, la única cosa que existe. 
Durante poco tiempo, con la máxima atención.
Después soltamos y volvemos a la “normalidad”. Cuando queremos, volvemos a conectar con esa o otra sensación, y así seguimos, como en un juego.
Pero, ¿qué sensación elegir? Todo vale! 
Empezamos con sensaciones intensas y agradables, como el agua caliente que baña el cuerpo mientras nos estamos tomando una ducha, o la caricia de la brisa primaveral en nuestra cara, aún si en realidad todas las sensaciones merecen ser exploradas: tocar con la punta de los dedos el teclado de una computadora, sentir el suelo bajo nuestros pies mientras caminamos, apreciar el roce de la ropa sobre nuestra piel.
Sólo unos pocos segundos, pero sin pensar absolutamente en nada. Escuchar y nada más. Y, si es posible, olvidando por un momento toda la información que recibimos de los otros sentidos. Aislar sólo esa sensación en particular. Al principio parece imposible, luego se convierte en placer y en gozo.
¿Cuántas veces? Tantas veces como queremos! 10, 20, 100 veces al día. Realmente no es algo que roba tiempo. Podemos hacerlo en todos esos momentos en los que no es necesario poner especial atención a otra cosa. No lo hagas mientras estás conduciendo! Tampoco mientras estás desactivando una bomba o durante una cirugía a corazón abierto! Sin embargo, mientras esperamos en la oficina de correos o estamos de camino al supermercado es genial! Obviamente, podemos hacerlo también mientras estamos haciendo el amor!
La única cosa difícil, al principio, es recordarse de hacerlo, tener un mínimo de continuidad. Pero en algún momento se convierte en algo natural.
Si estamos experimentando con el sentido del tacto, cuando es posible, podemos cerrar los ojos, eliminando así uno de los sentidos mas entrometido, la vista. 
Podemos entrenar todos los sentidos, uno a la vez, obviamente. Pero te sugerimos que empieces por el tacto, continuando con el olfato y el gusto, dejando la vista y el oído como últimos.
¿Cuál es el nombre de esta práctica? Si realmente quieres darle un nombre podemos llamarlas microprácticas!

PS ¿Pero qué tiene que ver todo esto con hacer el amor? Descúbrelo por ti mismo.

Axel Cipollini con la supervisión de Laura Orsina

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)

Hacer el Amor

©AxelCipollini.com – Derechos reservados

Hacer el amor es una de las cosas que mas necesitamos y que menos hacemos.
Para hacer el amor se necesitan dos cuerpos y dos corazones, muchas veces solo hay dos cabezas.

Creatividad y sexualidad son muy vinculadas, su objetivo es la creación de algo nuevo: una obra de arte, un hijo, una relación o simplemente un momento, una eternidad de puro placer.
Creatividad y sexualidad se alimentan de amor, de pasión, de instinto, de cuerpo, de sentidos, de espontaneidad y de estremecimiento; y mueren por exceso de racionalidad, de reglas, de esquemas, de repetición.

La sexualidad está profundamente presente en cada aspecto de nuestra vida, y puede ser por esta misma razón es uno de los asuntos mas contrastados, censurados, manipulados y distorsionados en el comportamiento humano.
Un ejemplo muy evidente: la televisión, el cinema, los periódicos, y aun los videojuegos están llenos de violencia, sangre, abusos y nadie parece perturbarse por eso, pero en la tele nunca se transmitiría una escena con una pareja desnuda haciendo el amor con pasión en las horas de mayor audiencia. Podría resultar en un trauma para los niños, que hasta unos minutos antes estaban destrozando enemigos en la playstation… Aparentemente, un pene erecto es mucho mas traumático y peligroso que un kalashnikov que dispara.

Hacer el amor. La frase ya por si sola aparece como antigua, y se sustituye con frecuencia con expresiones como: tener sexo, follar, aparearse, copular, etc., etc.
Y si intentamos buscar “hacer el amor” en Google, los resultados son desconcertantes: empezamos con “las diez razones para hacer el amor ” (la primera: para hacer ejercicio físico) y seguimos con un listado de las posiciones principales (misionero, a cuatro patas, etc.) pasando por las diez reglas para hacer bien el amor (la primera por ella: dominar la presencia de los pelos superfluos, por el: lavarse).
Si tenemos suerte nos encontramos con paginas web que hacen publicidad a libros o seminarios que prometen ensenar tecnicas pseudo tantricas para hacer el amor toda la noche y tener orgasmos intensos como terremotos.
Al final no se encuentra mucho y el poco que se encuentra es muy decepcionante.

©2010 Axel Cipollini y Laura Orsina

Quieres conocernos ? Haz click aquí
Te gustaría si organizáramos un taller en tu centro o en tu ciudad? Hablamos!

http://www.hacerelamor.org
mail: info@hacerelamor.org
tel. 650119375 Laura (lun.-vie. 10h-18h)
tel. 608628394 Axel (lun.-vie. 10h-18h)